Asus EEE-PC 901

Publicado por · 3 Comentarios 

Ya hace unas cuantas semanas que tengo en casa un bonito netbook: un Asus EEE-PC 901 blanco. Me costó muy poco dinero (199€ en uno conocido establecimiento de informática, música y libros), y aunque es limitado en recursos permite una portabilidad muy grande: pesa poco más de 1 kilo y tiene una autonomía cercana a las 4 horas.

El EEE-PC 901 viene con dos discos de estado sólido: uno más rápido de unos 4 GB, y otro no tanto de 12 GB (en la versión con Windows) o de 16 GB (en la versión con Linux). Inicialmente está equipado con 1 GB de RAM, pero por el bajo precio de los módulos es muy conveniente pasarlo a 2 GB.

Este modelo en particular venía preinstalado con Linux, y gracias a eso disponía de un espacio algo mayor en disco. Sin embargo, encontré que el rendimiento no era el esperado. Además, el disco de 4GB estaba al borde del colapso, y disponía de varias particiones ocultas que agravaban el problema. Todo ello hacía muy difícil, si no imposible, instalar otras aplicaciones.

Como actualmente mis necesidades informáticas pasan por tener que utilizar Office (no la semi-conversión que hace OpenOffice, sino características un poco avanzadas como revisión de cambios, comentarios y similares), probé a instalar Windows XP, pensando que sería una locura y acabaría con un ladrillo inutilizable.

Al final, después de trastear durante varios días (literalmente) he conseguido dejar muy afinado el sistema. El rendimiento no es alto, pero teniendo en cuenta que el procesador es humilde y no es un equipo para castigarlo, creo que llega a un nivel espectacular. Además, utilizando el iPhone como módem 3G tengo una estación de trabajo ultraportátil…

El truco es configurar bien el sistema operativo y las aplicaciones para que haya un espacio libre razonable en el disco pequeño y a la vez se puedan instalar las aplicaciones deseadas. Existen unas cuantas guías para trucar el sistema, pero en resumen esto es lo que se puede hacer:

  • Cambiar la ubicación de la configuración y de los documentos de los usuarios al disco de 16 GB
  • Establecer manualmente el espacio de intercambio y ubicarlo en el disco de 16 GB
  • Deshabilitar la hibernación
  • Instalar el máximo número de programas en el disco de 16 GB
  • Crear un punto de montaje NTFS en el disco de 16 GB para la caché de controladores
  • Establecer la carpeta de instalación de Office en el disco de 16 GB
  • Hacer uso programas de limpieza y mantenimento para Windows XP
  • Utilizar el sentido común y hacer un seguimiento del sistema

Gracias a estas operaciones dispongo de algo más de 1 GB libre en el disco de 4 GB, lo que debería ser suficiente para no tener problemas de ningún tipo.

Con todo esto tengo la impresión de haber convertido un equipillo de utilidad dudosa en una máquina que me puedo llevar tranquilamente a una visita de trabajo, a un viaje o a cualquier otro lugar.

Me duele decirlo, pero esta vez Windows XP ha ganado en rendimiento a Linux…

Acerca de Pablo
Un matemático-informático con demasiadas inquietudes y poco tiempo.

Comentarios